Una cuestión de moralidad

Oregón suspende la pena de muerte por no ser “justa ni certera”

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *