Señor Guindos: ¡Sacralíceme el sueldo!

También te podría gustar...