R.I.P., o negociar con la muerte dibujando

Felipe Almendros firma su personalísima historia

También te podría gustar...