¿Por qué nadie escuchó nada en Amstetten?

Josef Fritzl logró retener en el sótano de su casa a su hija durante 24 años y a tres de sus hijos sin que al parecer su mujer y sus vecinos no se enteraran de nada. El habitáculo estaba en los bajos de un edificio de vecinos, que jamás oyeron llantos, ni obras

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *