¿Lo dejas todo para el final?

La falta de gratificación o el miedo al fracaso ayudan a postergar lo que sí se puede hacer

También te podría gustar...