“Antes, en la dictadura, les arrebataban a las madres solteras sus criaturas. Ya lo sabemos. Era por ideología y por negocio. Lo mismo pasa ahora. Nunca dejaron de robar niños a través de los Servicios Sociales. Ya en democracia, el robo siguió. Esos niños arrancados de sus hogares, mediante expedientes de desamparo arbitrarios, como se ha demostrado, son internados en centros, a los que las comunidades autónomas pagan entre 4.000 y 6.000 euros por niños al mes”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *