Al rojo vivo, pero sin humo

La contracrónica de una noche muy tensa (y sin tabaco)

También te podría gustar...